Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

El plan inicial pasaba por derrotar a Lituania y República Checa y jugarse el todo por el todo ante Polonia y sus dobles, pero el plan cambió con la derrota por 2-3 ante República Checa en la jornada del sábado. España tenía que forzar aún más la máquina y no solo le valía la victoria, sino que tenía que ser con un balance de sets a favor que permitiera superar en los desempates a la propia Polonia. Dicho y hecho, no solo no se ganaba, sino que se hacía por un sorpresivo 4-1. Incluso si el resultado hubiera sido 3-2 a favor, el balance de sets a favor fruto del gran esfuerzo en cada uno de los partidos, hubiera dado la clasificación.

El encuentro empezaba con unos arrolladores Pablo Abián y Clara Azurmendi en los individuales que con sendos 2-0 no daban ninguna opción a Adrian Dziolko y Karolina Wladzynska, respectivamente. Con los deberes hechos en las pruebas individuales donde España era superior, quedaba la machada en los dobles donde los polacos eran favoritos. 

En el primero eran Kike Peñalver-Alberto Zapico quienes jugaba de tú a tú a Michal Bochat-Pawel Pietryja, auténticos especialista y, en el caso de Bochat, dentro del top-50 mundial. Los españoles iban de menos a más y aún cediendo la primera manga, conseguían una gran remontada en la segunda donde del 11-16 pasaban al 21-19 y lograban un set que, si bien no les daba la victoria al ceder en el tercero por 15-21, suponía que a España le valía con ganar cualquiera de los partidos que quedaban con jugar sin mirar más al balance de sets ganados-perdidos.

Con esa confianza, Bea Corrales-Sara Peñalver salataban a la pista a dar lo mejor de si en una disciplina poco común para ellas. Con un 21-17 15-21 21-10, las españolas aseguraban la clasificación a la primera oportunidad salvando las dudas del segundo set con veteranía y saber estar en un tercer set donde fueron muy superiores. La guinda la ponían Pablo Abián-Lorena Uslé -pareja debutante- que con todo resuelto no bajaban el nivel y derrotaban a la dupla Smilowski-Swierzczynska, top-60 mundial, con remontada incluida por 15-21 21-12 21-12 para redondear la machada en tierras polacas.

Por tanto, España será una de las ochos selecciones clasificadas para la Fase Final que tendrá lugar en Copenhague (Dinamarca) del 13 al 17 de febrero de 2019 junto con Dinamarca, como actual campeona, e Inglaterra, Rusia, Países Bajos, Francia, Alemania e Irlanda, todas ellas junto a España como campeonas de los grupos de clasificación. Esta clasificación supone la primera vez que España estará en el top-8 de estos Campeonatos de Europa por equipos mixtos.

El combinado español se ha sobrepuesto a la baja por lesión de Carolina Marín y al tropiezo ante República Checa que dejaba a España con pie y medio fuera de la fase final. El compromiso con el grupo y las buenas prestaciones en los dobles han permitido dar la vuelta a una complicada situación y conseguir el objetivo de la clasificación.