Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Cuando todos navegan en la misma dirección

Más de 160 bikers participaron en la fiesta de la bicicleta del Far West Trails

El mundo del deporte bilbilitano y el Ayuntamiento de Calatayud demostraban el pasado sábado que cuando se “camina de la mano” los objetivos son mucho más sencillos de conseguir. Todos los clubes de ciclismo de Calatayud unidos junto con el Consistorio para promocionar las rutas de BTT que tenemos en nuestro zona y en concreto la sorprendente Sierra de Armantes. Esta fue la finalidad de la primera edición de la Far West Trails, una actividad que esperamos tenga continuidad en el tiempo y que alcance el objetivo de servir como promoción entre los bikers de otros lugares.

El trabajo anterior a la edición fue encomiable y los voluntarios arreglaron las sendas por las que transcurría la prueba. En total más de 60 voluntarios codo con codo para que los más de 160 participantes lo pudieran disfrutar.

Desde la plaza del Fuerte se daba la salida a las nueve de la mañana, neutralizada hasta el Puente Seco. La prueba se desarrolló sin ningún tipo de incidente de consideración gracias al trabajo anterior de limpieza en las sendas. Sobre las once y media de la mañana fueron llegando los primeros clasificados al centro neurálgico de la carrera, la Plaza del Fuerte, donde se encontraron con distintas actividades preparadas por la organización, como clases de Zumba, música, cerveza para todos y jamón.

Una vez llegados todos a meta, los participantes pudieron disfrutar de una paella gigante para más de 230 personas entre voluntarios y participantes donde también se distinguió al club más numeroso y a los primeros en completar la marcha tanto en categoría masculina como en femenina.

La prueba ha nacido un carácter eminentemente popular, para que los participantes disfruten primero de una buena organización, después de unas sendas en un gran estado para seguir con un paisaje sin igual y acabar en una jornada de confraternización. Todo muy bien y como indicaban algunos de los participantes, “una cita para desde luego repetir”.

Quizás nos faltó más presencia de bikers de Zaragoza en esta primera edición pero lo que está claro es que la primera piedra ya está puesta. Ahora toca seguir promocionándola para que se convierta en un clásico del mundo de la bicicleta de montañas. Enhorabuena.