Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

El pasado fin de semana se disputaban los Campeonatos de España de XCO de bicicleta de montaña, la disciplina de más prestigio del ciclismo de montaña en los que participaron los pocos ciclistas profesionales de la especialidad en España, entre ellos algunos con medallas olímpicas en su palmarés o incluidos entre los diez mejores ciclistas del mundo.

En lo que se refiere al C.D. Armantes, dos ciclistas participaban en esta competición,

ambos llegaban a la cita en un gran estado de forma y con muchísima ilusión. Los dos consiguieron terminar la carrera.

El primero en correr fue Diego Melero, en categoría sub 23. A pesar de verse obligado a salir desde muy atrás al no contar con puntos UCI, poco a poco fue remontando posiciones hasta superar a 32 participantes que salieron por delante de él y acabar en el puesto vigésimo segundo. Una posición más que importante teniendo en cuenta el nivel de los participantes.

Félix Molina compitió en una prueba en la que tomaron la salida más de 120 participantes en representación de todas las Comunidades Autónomas y de los mejores equipos de España. Una disciplina XCO o modalidad olímpica que se corre en un circuito de entre 4 a 6 kilómetros al que se suelen dar unas siete vueltas, de tal forma que tan solo pueden acabar la carrera un 40% de los participantes ya que los doblados por los primeros clasificados tienen que abandonar la carrera según el reglamento. Por lo tanto acabar ya es un reto que no está al alcance de cualquiera.

En esta cita y en esta categoría compitieron algunos de los mejores corredores del mundo como los Carlos Coloma, Valero o Mantecón. El bilbilitano consiguió no ser doblado y por lo tanto terminar la carrera acabando clasificado en el puesto trigésimo segundo.

Destacar que nunca antes un bilbilitano había terminado en un campeonato de España de XCO en categoría sub 23 o élite. Un dato que demuestra la buena salud de la que goza el ciclismo bilbilitano y el buen hacer por parte de los clubes que trabajan en la ciudad, en muchos casos con muy pocas ayudas institucionales.