Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

 

Hoy lunes debería de haber salido el primer número de esta temporada de “Afición”, no lo busquen en los kioscos.

Ni está, ni se le espera. Sencillamente desaparece en su formato de papel. El que lo quiera leer lo tendrá que buscar en su formato digital. Se trata de una muestra más de lo que está siendo una realidad, la desaparición de la prensa escrita si entre todos no lo evitamos. El formato digital tiene sus ventajas, cierto; pero también la prensa escrita puesto que lo que está en papel se queda ante la volatilidad de Internet.

Y ojo, que es un problema en el que debería de intervenir rápidamente la educación de los más jóvenes para que recuperen el interés por la prensa escrita y sobre todo de las instituciones tanto locales como provinciales, regionales y nacionales. O se apoya de verdad a la prensa escrita y se educa a leer en papel o al final nos quedaremos tan solo con lo digital, algo que es noticia en el momento y que desaparece a los cinco minutos.

No tan solo es cuestión de las instituciones y de que se recupere la lectura en papel, también deberían de pensar más de uno lo que está haciendo. Estamos escribiendo de deporte, y por ejemplo en Calatayud, son varios los clubes que aportan un dinero por una especie de trabajo a Asociaciones relacionadas con el mundo digital mientras que obvian por completo a la prensa escrita. Esa prensa escrita que durante muchos años ha sido el único balcón que han tenido. Esa prensa escrita local que con todas sus carencias, que con todos nuestros errores, ha sido prácticamente el único medio que año tras año ha contado las venturas y desventuras de los deportistas de la Comarca.

Así pues, no me queda otra que encargar unas misas para el buen semanal de Afición escrito, por su alma, por su recuerdo. Una “muerte” que lloramos mientras que la hemos consentido entre todos: instituciones que apoyan poco o nada, clubes que ningunean ante otros modelos de comunicación o esa falta de educación para la lectura entre los más jóvenes. Posiblemente algún día nos demos cuenta de nuestro error. Y a los clubes de nuestra zona, pues eso, sigan apoyando “pagando por los servicios prestados” a distintas entidades mientras que también dejan morir la prensa escrita, esa prensa, que repito, durante muchos años les ha servido para quizás, lo mucho o poco que son ahora.

Fdo. A. Gimeno