Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

Victoria por la mínima del Huérmeda ante el Pedrusco de Alagón

Cada categoría del fútbol español suele contar con derbys o clásicos, desde luego en menor escala que la Primera División pero encuentros que se repiten a lo largo de las temporadas y que terminan siendo habituales. Este puede ser el caso del partido disputado el pasado domingo entre el Huérmeda y el Pedrusco de Alagón, dos conjuntos que se conocen a la perfección y que han repetido el mismo enfrentamiento a lo largo de las últimas temporadas y en distintas categorías, bien podríamos denominarlo como un clásico el fútbol laboral.

La victoria en esta ocasión fue para el conjunto que entrena Emilio Pablo por un gol a cero. Como es habitual en este tipo de encuentros la lucha, entrega y garra superó las calidades técnicas de los componentes de ambos conjuntos en un partido que también se encargó de deslucir el viento. A pesar de todo, en los campos de la Ciudad Deportiva se vivió un partido intenso, en muchas ocasiones trabado y con muchas faltas, y es que en esta Primera Laboral a muchos de los jugadores de los equipos les traiciona el físico y en algunos casos los años. La cabeza indica lo que hay que hacer pero las piernas no responden con la misma celeridad, lo que en ocasiones provocan entradas a destiempo. Es el paso de los años.

También se vieron al menos las intenciones de dos estilos claramente diferenciados. Mientras el Huérmeda buscó bajar el balón y circularlo, los de Alagón optaron por un juego más directo, quizás más propio de este partido con el factor del viento por delante. Al descanso se llegaba con victoria local por un gol a cero.

En el segundo tiempo el partido siguió siendo trabado y con muchas interrupciones. Los visitantes comenzaron más fuertes y a base de balones colgados creaban cierta incertidumbre en la defensa huermedina. Emilio Pablo movió ficha y metía en el campo a Joaquín con la intención de ganar los balones aéreos en el centro del campo. Poco a poco los visitantes fueron perdiendo fuerza y el Huérmeda terminaba el partido haciéndose con el control del mismo desde el momento que fueron tocando más el esférico. Prueba de ello que el partido terminaba en el área visitante.

En el plano positivo destacar los tres puntos sumados por el Huérmeda y el ardor con el que se emplearon las dos formaciones, que además, una vez terminado el encuentro ambos conjuntos olvidaron las rencillas del partido saludándose como corresponde a buenos deportistas.

En el plano negativo lamentar la lesión del portero del Huérmeda con rotura de peroné y la mala actuación del colegiado del encuentro que no dejó contentos ni a locales ni a visitante.

Destacar también una actuación que honra a los componentes del Pedrusco, y es que una vez finalizado el partido preguntaron en distintas ocasiones por la salud del portero del Huérmeda e incluso se preocuparon de pedir su número de teléfono para interesarse por él, algo que desde luego evidencia la calidad humana de los de Alagón y que puede resumir perfectamente lo que es esta Primera Laboral.