Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

El conjunto naranja remontó un marcador de 2-4 para terminar venciendo por 5-4

 

Primera jornada en Segunda División “B” y primera victoria del equipo que entrena Alfonso Cabello. En su casa, ante su público y con las características que definen a un equipo peleón como pocos que nunca, nunca, da su brazo a torcer. No sirve para besar la lona una certera estocada en lo más alto. No señor. A este toro para matarlo hay que esperar siempre al descabello y aun así se corre el riesgo de que se levante. No conoce la rendición y su bravura está fuera de cualquier cuestión.

El saludo de los protagonistas cuando saltaron al ruedo de la plaza de Calatayud estuvo protagonizado por una plaza prácticamente llena de aficionados y por la presencia de un bilbilitano en el cuadro del conjunto visitante, Ricardo, jugador que en la temporada pasada perteneció al Construcciones Cobos y que este año firmaba con el conjunto de Auzoak Zierbana. Los aficionados bilbilitanos recibían al matador como se merece, con una cerrada ovación.

La corrida tuvo de todo y desde el arranque. Sin tiempo a que algunos se sentasen llegaba el primer tanto del partido. Diez segundos y 0-1. Mal comenzaba la cosa, pero en la siguiente jugada Ballarín firmaba el primero de los tres goles que marcaría en este partido igualando la contienda.

Tras esta arrancada inicial el encuentro se fue igualando y cogiendo el punto de calma necesaria. Mientras los visitantes tenían más balón, elaboraban más y buscaban sobre todo a su pívot, que se convirtió en un auténtico problema toda la tarde para la zaga naranja, La Unión hacía todo lo contrario: esperar atrás y buscar las contras. A diferencia de la pasada temporada pudimos ver contragolpes menos directos que el año anterior y más elaborados, quizás pueda ser una constante este año. Además, La Unión también tuvo minutos de posesión y de buenas triangulaciones. Una corrida en su primera mitad que tanto torero como toro intentaron ganar. Ballarín, en el minuto doce y tras una contra elaborada ponía por delante al cuadro local. Resultado con el que terminó la primera mitad.

Tras el descanso los vascos acertaron con dos banderillas de castigo y una estocada que pudo ser la muerte de los locales. En tres minutos, del 24 al 27 los visitantes se ponían por delante en el electrónico por dos goles a cuatro. Otro “animal” hubiera muerto al instante pero la bravura y la casta hicieron que La Unión no tan solo hincara la rodilla sino que se levantara para asentar una tras otras varias cornadas en el corazón de los vascos. En el minuto 30, Guille ponía el 3-4 en el marcador. Dos minutos más tarde fue de nuevo Ballarín el que empataba el partido y en el 38, Adrián Tello ponía el definitivo 5-4 con el que acabó el partido, a pesar de que en los dos últimos minutos los visitantes optaron por jugar con portero-jugador para ganar superioridad.

El toro terminó por ganarle la batalla al torero a base de pundonor, casta y hechuras de gran equipo. Todos muy bien pero en especial tres jugadores que marcaron ralla: Iván Clariana, uno de los porteros del conjunto naranja; la capacidad goleadora de Héctor Ballarín y sobre todo el espectáculo que es ver en la pista a un jugador distinto, capaz de lo mejor y de lo peor pero siempre siendo un auténtico espectáculo, Keko. Soberbia segunda mitad del bilbilitano, encarando, zafándose, sorteando dificultades, riñendo y siempre poniendo la nota de calidad. Ese jugador que realiza normalmente el primer regate, que gana la superioridad y que acaba asistiendo. El sábado en la parcela ofensiva tanto él como Ballarín fueron de lo mejor del equipo. También convendría destacar la labor de los cierres que tuvieron mucho pero que mucho trabajo con un pívot, el vasco, que literalmente les volvió locos.

Al final, victoria naranja en la primera jornada de liga ante un Zierbana muy reforzado respecto a la temporada anterior con incluso algún jugador de Primera División.

Primer paso dado y en la próxima jornada a viajar. En esta ocasión hasta Burgos para rendir visita a la pista de juego del Juventud del Círculo, partido que comenzará a las seis y media de la tarde.

De momento inmejorable inicio de temporada para un equipo que fue despedido por una sonora tanda de aplausos y que cortó las dos orejas y el rabo.

 

Juvenil

En categoría juvenil también comenzaba la temporada en División de Honor la entidad presidida por Antonio Serrano. Partido en casa recibiendo al Corazonistas y reparto de puntos, empate a uno. El tanto del equipo de Calatayud anotado por Jorge Gormedino.