Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Derrota del conjunto peñista por dos goles a cinco ante un muy buen Pinseque

Los de Alfonso Cabello volvían a caer derrotados el sábado pasado en el polideportivo municipal de Calatayud, en esta ocasión ante uno de los mejores equipos de la categoría, Pinseque, un conjunto habitual en esta categoría con el potencial suficiente como incluso para estar en Segunda División y que si no está es también, posiblemente, por la falta del suficiente presupuesto para afrontar el ascenso, un conjunto que ha logrado en varias ocasiones terminar primero en la división de bronce del fútbol sala español. Quede claro pues, que las dificultades fueron muchas.

Una jornada más nos pareció que quedaba suficientemente claro que con lo realizado en la temporada anterior, en esta no alcanzará en ésta para mantener la categoría. En la temporada pasada los bilbilitanos afrontaron casi todos los partidos con una defensa muy cerrada dejando la posesión de balón al equipo contrario y buscando las contras como principal argumento ofensivo. De esta manera se mantuvo la categoría, lo que supuso un gran éxito, para una plantilla eminentemente local. Quizás la forma de jugar sorprendió a los rivales poco acostumbrados a tener que atacar sin recibir presión a la salida de balón y con la facilidad para crear. Sin embargo, en lo que llevamos de temporada, esta forma de jugar parece que ya no sorprende a nadie y los equipos aprovechan la tranquilidad de tener media pista a su merced para superar al conjunto naranja evitando las contras y acabando jugadas.

Se da también la circunstancia, de que sobre todo en los partidos de casa, los aficionados quizás esperamos un poco más de lucha, garra y presión. Nos gustaría ver más, si hay que morir, hacerlo con las botas puestas.

Una vez más el inicio del partido fue en su totalidad para el conjunto visitante. La Unión planteó su defensa cerrada dejando la posesión de balón a los visitantes, lo que aprovecharon para controlar el partido basando su juego en buenas circulaciones con el agravante, además, de contar con jugadores que han jugado en primera como el caso de Unai, que llevó el peso del partido sin que nadie le prestara más atención de la debida. En el minuto cuatro ya mandaba el Pinseque por un gol a cero. Después vendría el segundo tanto visitante y la salida a la pista de Peque, con el guerrero almuniense pareció que La Unión ganaba algo en garra y presión. Un par de llegadas de los locales, buenas intervenciones del portero visitante y en el minuto 16 el cero a tres que dejaba el partido muy pero que muy cuesta arriba. Dos minutos más tarde Sarriá reducía distancias nada más salir a la pista en la mejor combinación de todo el periodo de los de Calatayud. Con uno a tres terminaba la primera mitad.

 

Mejoría tras el descanso

Desconocemos lo que podría pasar en el vestuario pero lo cierto es que tras el obligado tiempo de parón el conjunto de Calatayud saltó a la pista con renovados bríos. Quedaba claro que con el sistema empleado en la primera mitad el partido se perdía y los de Cabello decidieron adelantar su defensa e intentar incomodar más la salida de balón de los zaragozanos. Otro factor importante que ayudó a la fluidez del juego fue que en esta segunda parte los de La Unión jugaron también por el centro de la cancha, ese lugar donde se arriesga más en las pérdidas de balón, pero que abre la pista a las bandas. En la primera mitad no se jugó nada por el centro, en el segundo tiempo mucho más. Esta nueva situación táctica ofrecía un partido distinto. Por un lado los de Pinseque ya no elaboraban de forma tan cómoda y por el otro se aumentaba la posibilidad de perder balón y atacar en superioridad. Quizás esta forma de jugar traiga consigo un mayor intercambio de golpes, más errores, pero lo que es claro es que también otorga más posibilidades. Tampoco tuvimos la suerte necesaria en este vaivén de juego por las buenas intervenciones del portero visitante, pero al menos, para terminar perdiendo, la realidad es que los aficionados disfrutamos mucho más del segundo tiempo que de la primera mitad.

Faltando cinco minutos para que terminara el partido jugamos con la opción de portero-jugador, bien defendida por los jugadores de Pinseque que la aprovechaban para distanciarse todavía más en el electrónico con el quinto tanto. Después los naranjas anotaban el dos a cinco con el que finalmente acabó el encuentro.

Como jugadores destacados nombrar de nuevo a Keko, Peque y las buenas intervenciones de Iván, portero naranja, en la segunda mitad. Mencionar también que en este partido volvía a la entidad naranja Rausell tras su viaje de ida y vuelta a un conjunto zaragozano y que seguro ofrece alguna alternativa más al equipo de Alfonso Cabello.

 

Que nadie lo entienda como una crítica

También nos gustaría dejar muy claro que el “milagro” de La Unión es algo del que tenemos que disfrutar todos los que nos gusta este deporte. Si, porque se trata de un milagro que La Unión se codee con estos equipos que militan en Segunda División “B” y que lo haga con una plantilla eminentemente local. Los méritos de este grupo son totalmente incuestionables y desde luego nunca dejaremos de valorar el que se haya alcanzado esta meta que para muchos no fue más que un sueño. Hay que recordar que no hace muchos años el objetivo de este equipo no era más que mantener la Tercera División y que tras el buen trabajo de Alfonso Cabello, de la plantilla y de la directiva nos están regalando partidos impensables para los buenos aficionados del equipo. Hay que tener mucha afición y ganas para cada quince días desplazarse por un cuarto de la península Ibérica paseando el buen nombre de Calatayud con jugadores de la comarca con alguna pequeña incorporación. Esa es sin duda la grandeza del equipo y aunque en ocasiones nos parezca que las formas de afrontar los partidos no son las que nos gustaría, también entendemos que desde luego y sin ningún lugar a dudas el que mejor conoce las características del equipo es quien año tras año lo ha creado, Alfonso Cabello.

Este equipo y este entrenador merecen el respeto de todos y desde luego de los medios de comunicación locales que al fin y al cabo lo único que hacemos es contar lo que vemos. Quizás hasta pueda ser un atrevimiento por nuestra parte ajustar nuestras crónicas a lo que pensamos, pero desde luego si no lo hiciéramos no estaríamos cumpliendo con nuestro trabajo.