Valoración del Usuario: 0 / 5

estrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactivaestrella inactiva
 

Por ocho goles a uno perdía el sábado pasado la A.D. Peña La Unión en su desplazamiento a la cancha de Alzira, conjunto recién ascendido de la Tercera valenciana pero que está cuajando un gran comienzo de temporada en Segunda División “B”.

Fue una dura derrota para un equipo que tendrá que mejorar mucho si quiere albergar esperanzas de mantenerse en una campaña que se presume incluso más complicada que la temporada anterior. Una mejoría que debe de llegar no tan solo en una parcela del juego sino en varias. De momento lo más importante para Alfonso Cabello debe de ser recuperar las buenas sensaciones en defensa, y es que los naranjas se están mostrando muy blandos en estos primeros partidos de liga. También hay que mejorar en ataque, sobre todo la efectividad. En esta categoría cuesta mucho crear y lo que se tiene hay que marcarlo. De momento falta gol y atrás no andamos tampoco muy seguros. Pero sobre todo lo que hay que recuperar es la ilusión por mejorar, la ilusión por trabajar semana tras semana y la ilusión para seguir disfrutando del regalo para todos que supone el contar con un equipo en Segunda División “B”. No hay que bajar los brazos por difícil que esté el objetivo final y en buena parte se conseguirá o no dependiendo de que los jugadores mantengan el ánimo y se mejoré también un poco en la dirección del partido.

Del encuentro la verdad es que poco se puede hacer cuando se complica de tal manera y cuando no se encuentran soluciones. En el minuto 3 de una falta sin aparente peligro llegaba el primer gol del Alzira, dos minutos más tarde la pareja de colegiados, “valencianos”, decretaban un penalti. El lanzamiento lo detenía Iván pero la pareja arbitral decidía que se debía de volver a lanzar. En el segundo lanzamiento, dos a cero en cuatro minutos. Una pesada losa para el resto del partido.

Para colmo de males, los bilbilitanos en siete minutos ya tenían cinco faltas en contra lo que también les condicionó a la hora de defender. En el minuto 17, tercer tanto valenciano y a vestuarios.

Si se tenía alguna esperanza de remontar, ésta se perdía en el minuto 22, minuto en el que llegaba el cuatro a cero. A partir de ese momento y a pesar de que Peque reducía distancias con el 1-4 ya no hubo partido y los goles en contra fueron llegando hasta el 8-1 con el que terminaba el mismo.

 

Mejoría necesaria y partido para el sábado

Desde luego mucho hay que mejorar y hay que hacerlo desde ya mismo. Es cierto que el sábado el equipo se desplazó con alguna baja de la importancia de Tello, Ballarín y Alvaro. Es cierto también que las interrupciones por las goteras en el pabellón tampoco ayudaron, que tampoco lo hicieron algunas de las decisiones de los árbitros de turno y que tampoco tenemos el suficiente acierto como para marcar en las ocasiones que se crean. Todo esto es cierto, pero aún con todo el equipo debe de dar un paso hacia delante. Hay que mejorar en concentración defensiva, hay que intentar presionar más arriba y sobre todo evitando hacer faltas y también hay que mejorar en la definición.

Y el sábado y aunque pueda resultar una temeridad hablar de finales, el equipo tendrá la primera recibiendo a partir de las seis y cuarto al Sala 2012, conjunto que camina con cuatro puntos más que los bilbilitanos y en esta ocasión, si que un rival asequible para la escuadra que dirige Alfonso Cabello.