Valoración del Usuario: 5 / 5

estrella activaestrella activaestrella activaestrella activaestrella activa
 

JAMON CUP.- El valor del trabajo, el reconocimiento nacional y alguna ausencia más que significativa

 

Desde esta humilde página deportiva queremos agradecer a la organización de la Jamón Cup que cuente año tras año con un humilde equipo de Calatayud y que de esta manera nos posibilite jugar contra los mejores equipos de España de categoría alevín. Una organización espectacular que llega desde una pequeña localidad turolense como es Calamocha. Enorme el trabajo, enorme la capacidad para atraer a los mejores equipos de fútbol de España. Enorme el trato que dispensan a todos los chicos. Enorme la implicación de la localidad, de la comarca y de la provincia. Enorme la capacidad de trabajo a pesar de contar con pocas instalaciones. Enorme el beneficio publicitario que realizan poniendo en toda España el nombre de Calamocha. Enorme la repercusión que tiene en medios nacionales. Enorme en resumen el nivel organizativo de las más de cien personas que intervienen en la Jamón Cup. Muchas gracias de verdad.

Y como somos los aragoneses. Calamocha ha conseguido poner su nombre en lo más alto del fútbol español por este prestigioso torneo de fútbol alevín, el MEJOR DE ESPAÑA PARA EQUIPOS DE PRIMER AÑO DE ALEVÍN, y sin embargo entes aragonesas como la propia Televisión de Aragón decide poner la película de vaqueros de todos los días y no acudir para ofrecer a los aragoneses la posibilidad de ver a los mejores equipos de España y a varios conjuntos aragoneses entre ellos. Mientras, diarios como MARCA se vuelcan con el evento.

Como entrenador he tenido la fortuna de estar presente en tres de las cuatro ediciones de este torneo. He tenido la oportunidad de vivir con los chicos una experiencia difícil de olvidar. Me he quedado prácticamente sin voz en todas las ediciones. He podido conversar con grandes entrenadores, pero sobre todo he tenido la oportunidad de vivir el carrusel de sensaciones que ofrece un torneo de estas características. Las inmensas alegrías y también algunas decepciones. En los tres años el comportamiento de las distintas generaciones de futbolistas de Calatayud ha sido ejemplar y eso dice mucho de la buena educación que se les da desde sus familias hasta su club. Posiblemente nunca olvidaré la carita de todos los niños tras empatarle al todopoderoso Barcelona, porque se les empató con toda justicia e incluso con varias ocasiones para marcar. No olvidaré tampoco la cara de los padres, cara de orgullo, llantos de alegría y de ilusión. Es la imagen que me llevo del torneo.

No me gusta ser egoísta y esta posibilidad que se nos abre a los entrenadores de Calatayud que tenemos la suerte de estar en la categoría alevín me gustaría se abriera también al resto de técnicos, y es que para entender de verdad lo que es el fútbol de formación un entrenador debe de estar al menos un año en esta Jamón Cup. En este sentido quizás la directiva de Calatayud E.F.B. debería de pensar en que independientemente del nombre del entrenador que dirija a este equipo a la Jamón Cup cada año debería de acudir un técnico distinto, de esta manera todos los entrenadores de Calatayud podrían disfrutar del sinfín de sensaciones que otorga el torneo.

A mis chicos siempre les estaré agradecido por lo fácil que nos lo ponen. A los padres, por confiar a sus hijos durante el fin de semana a nosotros. Al bueno de Carlos, “el gaditano” por lo que ha sumado en esta Jamón Cup. Al otro Carlos, a mi amigo, por sufrir a mi lado en lo menos bueno; para lo agradable todos servimos. Y a la directiva de Calatayud E.F.B. por confiar en lo poco o mucho que pueda aportar a estos enormes chicos.

Muchas gracias a todos. Y por cierto ilustro este “rollo” con una imagen que vale un torneo, un chico de Calatayud perseguido por uno del Barsa y una cara que refleja lo que es la Jamón Cup.